miércoles, 10 de enero de 2018

Adicciones y Familia

Las adicciones son un problema multifactorial que en los 
últimos años está expandiéndose de una manera 
considerable, principalmente, en los jóvenes.

Resultado de imagen para familia y adicciones




Se dice que una familia se encuentra afectada por la 
adicción de alguno de sus miembros, cuando el consumo de 
la persona afecta la vida de la familia y la perturba tanto en 
su manera de funcionar como en las pautas de 
comportamiento.

Una familia está afectada por la adicción, cuando:
1.- La atención está centrada en el adicto y su comportamiento.

2.- La irresponsabilidad del adicto frente a sus compromisos 
sociales, educativos y financieros hacia la familia.

3.- Negación del problema adictivo.

4.- Control sobre los comportamientos adictivos de la persona.

5.- La adicción se convierte en el centro de vida de la familia.
Los patrones y dinámicas familiares se tornan 
codependientes como se conoce dentro de los círculos de 
las personas que estudian este comportamiento.

La codependencia se refiere:

Un patrón recurrente de preocupación, angustia y control 
sobre la conducta de la persona consumidora. Este tipo de 
comportamiento, lejos de favorecer la recuperación, 
incrementa el comportamiento de consumo.

Un gran dolor se experimenta en estas familias porque se 
sienten incapaces de solucionar la problemática por sí 
solos. 

Se inicia con la supervisión, control, regaños, conflictos ante 
la negativa del otro por cambiar su vida. La vida se torna 
incontrolable para la gran mayoría de la vida familiar.

Cuando se tiene un adicto en casa, se altera el 
funcionamiento, la vida cotidiana, las finanzas, el tiempo y la 
preocupación y los conflictos. Las familias requieren de un 
tratamiento especializado para la recuperación. Es 
importante que todos y cada uno de los miembros de la 
familia busquen ayuda profesional.

Pautas de Inicio para la Recuperación:
1.- Dejar de controlar la conducta de la persona que tiene una adicción.

2.- Buscar ayuda profesional.

3.- Evaluar el problema desde el punto de vista de la 
solución no desde la parte afectiva.

4.- Asistir a grupos de autoayuda.

5.- Informarse, conocer la problemática de las adicciones.

6.- Dejar de culparse y buscar alternativas viables que 
resuelvan el problema.

7.- Buscar asesoramiento para un mejor manejo de la 
situación.
8.- Estar dispuesto a cambiar.

El primer paso es reconocer el problema.

El segundo es tomar acciones para encontrar vías de 
recuperación.

El tercer paso es tomar el control sobre uno mismo 
encaminado a la recuperación familiar.

El cuarto paso es "darte cuenta", que aunque tú no 
consumes requieres ayuda.

Ana Giorgana 

Especialista en Terapia de Pareja 
Y Prevención Familiar y Social






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

foxyform