lunes, 23 de mayo de 2011

Los jóvenes una capa vulnerable...

Inicio

Los jóvenes una capa vulnerable...

Mayo 2011

Calidad de vida emocional

Ana Giorgana



Cada día en todos los diarios y noticias escuchamos noticias sobre algunos aspectos que se encuentran en íntima relación con esta población. Hace unos días la Secretaría de Salud reveló cifras acerca del “consumo de drogas”, no sólo en adolescentes, sino también en niños.


El consumo de drogas a temprana edad, por supuesto que pone en riesgo a estos individuos, pero lo más importante, es qué está pasando con todos los adultos que somos responsables de proveer los mejores recursos para ellos.

En otro aspecto, por ejemplo vemos escándalos que se relacionan con las estrellas como es el caso de Kalimba, que se le acusa de abusador, de violador, no se sí será o no cierto, pero son chicas adolescentes, menores de edad las que están en esos embrollos.

La pornografía infantil y juvenil se ha extendido cada vez más y resulta arrojar millones de pesos para tal efecto. De manera que padres de familia, instituciones, gobierno, el mismo clero o iglesias, así como organizaciones y asociaciones, necesitamos redoblar esfuerzos para proteger y cuidar a estos ciudadanos que se encuentra en una posición vulnerable frente a otros poderosos que están en una posición de privilegio, que se traduce en abuso para aquellos que se encuentran en formación.

Los medios de comunicación también cumplen su cuota. La mercadotecnia para obtener grandes ganancias no cuida los aspectos de estos chicos en formación. Si bien, no podemos ir en contra de estas grandes mafias y corporaciones, sí necesitamos estar cerca de los niños y jóvenes que tenemos cerca.

Los hijos, los vecinos, los sobrinos todos necesitan adultos responsables y firmes que les provean de herramientas para hacer frente a una sociedad que todos hemos construido desde nuestra posición.

También considero que algunos padres no encuentran su lugar en el mundo. No pueden controlar a sus hijos, tampoco indicarles, hablarles o imponerse, desean que sus hijos sean “felices”, y con esa bandera, están dispuestos a soltar permisos, dinero, apapachos con muy poca exigencia.

En esta sociedad todo se encuentra fácilmente basta con prender la computadora y todo, aunque sea de manera virtual, está disponible: sexo, pornografía, redes de corrupción, secuestros, lo que ha usted se le ocurra se encuentra en estos medios. Ni siquiera, necesitamos salir de casa para obtener lo que deseamos. Tanto lo que nos construye como lo que nos destruye.

Es importante, desde mi punto de vista, hablar de realidades y así mostrárselos a los hijos, la vida es un acto de decisión y cuando ellos se enfrentan a esos estilos de corrupción sepan y cuenten con adultos que son una buena escucha y les ayuden y colaboren a salir de sus “problemas”.

La gran mayoría reacciona con violencia no con el cuidado del caso. En lugar de contar con personas que los guíe que los llene de seguridad, por el contrario, hacemos dramas y más violencia.

De suyo la adolescencia es una etapa decisiva en los seres humanos. Conlleva conflictos de identidad a resolver. Las emociones se encuentran confusas, el impulso sexual en pleno desarrollo, y por tanto, se requiere de mayor acercamiento en todos los casos.

La explotación y el abuso en los jóvenes lleva a tener serios problemas en todos los sentidos de las adicciones, por ejemplo: tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, o bien, embarazos adolescentes, accidentes, violencia y por supuesto, un deterioro importante de la personalidad y del entramado social.

No olvidemos que los jóvenes de hoy, serán los adultos de mañana, también serán los padres de las futuras generaciones, sin nosotros no somos capaces de hacer un alto en el camino y detenernos a reflexionar, difícilmente podremos retomar el curso para orientarlas de la mejor manera.

Responsabilidad, compromiso y consistencia hacia situaciones de bienestar común necesitamos enseñarles, no solo la posibilidad de forjar personalidades egoístas que creen que todo pueden tener sin dar nada a cambio.

La sola preocupación no ayuda, tenemos que actuar. Los especialistas en estos temas no se cansan de apuntar, de decir, de crear modelos preventivos, pero la decisión solo lo que corresponde a cada persona en lo particular.

Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social
Visitanos en 
Ana Giorgana



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

foxyform