jueves, 19 de enero de 2012

Qué queremos como sociedad?

Todos los seres humanos participamos de una o de otra manera en la vida social.

Cuando nos quejamos, no estamos de acuerdo, entonces, tenemos que alzar nuestra voz y decir, esto quiero, esto no quiero y además, deseo que la vida en sociedad sea lo mejor posible..

Solo hablar no representa nada:

Es decir, para que suceda aquello que yo quiero que tengo que hacer, que acciones necesito tomar para que eso ocurra...

En este sentido, dedico este artículo a aquellas personas que desean un cambio en su vida, pero quizá, no logran obtener los recursos, las ganas o la motivación suficiente para llegar a sus objetivos.

Con esto quiero decir, que tenemos que reflexionar en aquello que queremos de nuestras vidas en lo individual, porque eso, siempre tiene un impacto en nuestra vida social.

Hoy yo tengo que emprender acciones que me lleven a mis objetivos, a la vida que deseo, pero tiene un costo:

-      Tal vez necesito levantarme más temprano.
-      Quizá, porque requiere un doble esfuerzo en mi vida.
-       
-      Sí nos creemos tan importantes y estamos dispuestos a aceptar el reto de solo nuestros intereses, entonces, tenemos que correr el riesgo de sentirnos muy defraudados, porque los demás, jamás estarán interesados en nuestros proyectos, es decir, si quiero ser una persona exitosa, tengo que correr el riesgo que eso implica.

La gran mayoría de las personas quieren y desean algo en sus vidas. Algunas lo logran otras no.

¿A qué se debe este fenómeno de que algunos logren aquello que persiguen y otros, ni siquiera están cerca de alcanzarlo?

Desde mi punto de vista, primero se encuentra el Ser. Es decir, ¿quién quiero ser en mi vida?

La realidad es que lo que cada una de las personas quiere Ser, no es cuestinonable. Algunas personas desean ser grandes deportistas, políticos, enfermeros, periodistas, escritores, líderes, etcétera.

Es decir, cada persona sabe quién quiere Ser, pero rara vez, se cuestionan o preguntan:

¿Qué necesitan para llegar eso que quieren?

En este sentido, el deseo  se funde en el vacío.

Porque para Ser, tenemos que hacer aquello que nos lleva a la consecución de nuestros objetivos en la vida.

Para Ser necesitamos movernos en el hacer, sí yo quiero ser un gran concertista de violín, entonces, mis acciones, tendrán que estar encaminadas al ejercicio de dicha actividad, practicar una, dos, tres o cuatro horas diarias para darle continuidad a mi hacer.

Las grandes frustraciones se encuentran en el camino lleno de piedras. Por supuesto, que llegar a Ser lo que uno quiere se encuentra en el esfuerzo, en la dedicación, en los errores, en los aprendizajes y en la vida misma.

Pero si solo deseo ser un gran concertista de violín, y solo veo el violín, no entro a clases con maestros experimentados en el tema, no me preparo, no me dedico, entonces mi objetivo se convierte en un anhelo de Ser. No realizo las acciones necesarias que me lleven a lo que quiero, a lo que deseo, a lo que anhelo.

En esta vida, y si existen otras, seguramente que será más o menos semejante.

Con esto, quiero decir, que el proyecto  de mi vida lo determino yo, lo planteo yo y lo ejerzo hoy…

Necesito tener una visión de futuro para mí, para mi vida, para los míos…

Y por tanto, eso siempre impacto en lo social:
-      Quiero en mi vida social?
-      Y qué estoy haciendo para que eso suceda?

Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.


Ana Giorgana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

foxyform